lunes, 15 de abril de 2013

TRASTO ASESINO, Vol. 3: EL NEUMÁTICO

Siguiendo con la recuperación de secciones clásicas, hoy le toca a los Trastos asesinos. Y si ya tuvimos una lavadora asesina y una moto vampiro, hoy no vamos a quedarnos cortos en el bizarrismo de este subgénero del terror cutre. Dad la bienvenida a...

RUBBER
(Rubber, 2010)
SINOPSIS: Cuando Robert, un neumático viviente, descubre sus destructivos poderes telepáticos, pondrá su punto de mira en una ciudad, y, en particular, en una misteriosa mujer que se convierte en su obsesión.

¡Robert, el neumático asesino! Quentin Dupieux es un director canadiense con tanto gusto por el cine experimental como por el humor absurdo, como pueden acreditas cualquiera de sus películas, especialmente en sus inicios. Ésta es su tercera película, una incursión en el cine de ¿terror? a través de los ojos de múltiples espectadores dentro de la propia película que, prismáticos en mano, participan del experimento de ver a Robert nacer, crecer, morir y renacer convertido en... Mejor ved los 78 hilarantes minutos.

El recurso de introducir a los espectadores dentro de la misma narración rompe la cuarta pared y pone en su boca las preguntas que nosotros nos estamos haciendo, siendo la más obvia "WTF?". ¿Por qué coño hay un neumático viviente con gusto por la destrucción tratando de matar todo lo que hay a su alrededor hasta que encuentra el "amor"... y se abre paso hasta él a través de aún más muertes y cada vez más absurdas?

El paso de la risa y la identificación con la ruedita a la sensación de no saber qué leches está pasando es inevitable? Lo importante es saber que esto es cine dentro del cine, que todos deben morir y que Robert, nuestro adorable neumático asesino perdurará, conquistará el mundo y el primer gran invento de la humanidad después de la masturbación será también el último, el verdugo definitivo.

Let's roll, bitches!

3 comentarios:

  1. Vista en La Semana de Terror de hace un par de años (o tres), como película sorpresa, y lo fue. Vaya mierda de película.


    Spoiler: La secuencia final, una “reencarnación” que (esperemos que no) trae mensaje de continuación……

    ……Buffff, de lo peor que haya sufrido.

    Saludos REV.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guanmortáim, opinamos diferente. A mí me parece un peliculón, dentro de su mierditud xD Una película para ver con amigos y disfrutar de su absurdismo. Pero claro, peliculón teniendo en cuenta la media de lo que analizo por estos lares.

      Yo ésta sí que la revisitaría; en cambio, ni la Moto Vampiro ni la Lavadora Asesina las quiero tener que volver a sufrir (y mira que en esta última el villano era Robert Englund), por comprar con los otros "Trastos asesinos".

      Eliminar

    2. Joder, la vi con amigos, y con el Teatro Principal a rebosar, y gracias a los comentarios de los espectadores, que si no……

      En fin, a mi me van más los “vehículos asesinos”, dejando al margen, y en un pedestal alguna joyita de “trastos asesinos” como motosierras y machetes y algún ascensor que otro.


      Por cierto, para joyita la que proyectan este jueves en el Trueba: ¡¡¡¡¡¡ V !!!!!!

      http://vimeo.com/64069713

      Eliminar