miércoles, 26 de octubre de 2011

T-EROS-ÍFICO, Vol. 3: LA VAGINA

Y como cada vez que dejo el blog por unos días, hoy toca entrada sobre SEXO para atraer audiencia (si es que os mueve la pichica...).

Aunque la película de hoy es un ejemplo de lo que en inglés se denomina cockblocking o "me s'acaba de caer hasta los pies", ejemplo similar a EL CONDÓN ASESINO en más de un aspecto...
VAGINA DENTATA
(Teeth, 2007)
SINOPSIS: Dawn es una chica con voluntad de preservar su virginidad. Más allá de sus convicciones, su deseo se convierte en una cuestión de necesidad: dentro de su vagina tiene unos dientes que son una arma implacable contra cualquier intruso.

El sueño de toda madre católica-apostólica-romana para con su hija en plena ebullición adolescente con las pasiones sexuales desatadas.

Y es que, ¿existe mejor seguro de que tu hija no se va a ir con el primer italiano argentino pichabrava que le derrita las bragas que el hecho de que su vagina tenga más dientes que la dentadura de uno de LOS CARACONOS (infame película elevada por la nostalgia, by the way)?

Bajo esta premisa, no nos encontramos con una aburrida película de terror con tintes sobrenaturales sino con una comedia que no se toma en serio a sí misma en ningún momento, para alegría y disfrute de un espectador acojonado (si pertenece al género masculino) y divirtiéndose ante las absurdas situaciones.

De entre éstas, he escogido un gran momento de la cinta que me parece especialmente gracioso: la visita al ginecólogo...

"Mire usté, que el conejo no me come bien... A ver si va a estar pachucho."


¡COÑO! (literalmente)

7 comentarios:

  1. Oye Miss G. (no de punto G.) Has visto esta interesante entrada? Ya sé que estás presente, cerca, muy cerca pero he considerado oportuno comentarte esta nueva entrada del blog de Reverend Dust. A que es interesante? De hecho nos viene bien la advertencia sabiendo que en nuestra calle está la clínica que a la vez es ginecológica y dental. Tendrán algo que ver los coños con dientes con que en TODAS las imágenes que tienen boca en este blog, TODAS, tienen la boca abierta? Considéralo Miss G. Siempre tuyo.

    ResponderEliminar
  2. Mister L., curiosa apreciación la de que todas las imágenes tienen la boca abierta. ¿tendrá eso algo que ver con las preferencias sexuales del autor del blog, nos quiere trasmitir o reconocer algo, será tan solo mera casualidad? Es algo que debemos meditar... Con amor, Miss G.

    ResponderEliminar
  3. Interesante tesis la de este anónimo. Me ha pillado: tengo bocabiertofilia.

    Me toco por las noches pensando en bocas de zombies como gigantescas y putrefactas vaginas.

    Resulta evidente, pues, que llegar a la úvula ("campanilla" para los de la LOGSE) sea como alcanzar un nuevo clítoris.

    Ergo, una vez más, el ser humano (hembra, en este caso) es capicúa.

    Gracias, Anónimo.

    ResponderEliminar
  4. Reverend Dust, no le he pedido en ningún momento detalles íntimos. No me interesa saber si usted es Reverenda (¡Qué sacrilegio!). ¿Insinúa usted que esa foto que asoma por arriba a la derecha, que al parecer es suya y, como el resto, aparece con la boca abierta, implica una simetría con alguna zona no visible? ¿Hablamos de narcisismo? Siempre suyo. Mister L.es.

    ResponderEliminar
  5. No, señor Anónimo. "Ander" es nombre masculino, concretamente la versión vasca de Andrés, Andreu o Andrew.

    Siendo esto así y a sabiendas de que aún no me he sometido a operaciones de cambio de sexo (aún no se oferta el hermafroditismo, para esas noches aburridas y solitarias), no, diré que no existe simetría alguna en mi cuerpo, salvo la obvia: dos hemisferios arriba, dos nalgas debajo, y mucha mierda entre medias.

    Sin embargo, sí, esa foto de arriba a la derecha puede llevar a engaño dada mi ambigua etapa en la que el pelo largo y la carencia de abundante vello en mi cara.

    Afortunadamente, mis melenas quedaron atrás, si bien aún me persiguen en mi DNI, mi carnet de conducir y mi carnet universitario, además de la orla de Filología Hispánica.

    En cualquier caso, sus intereses me resultan desconcertantes cuanto menos, no así su anonimato. Si no fuera autor de este blog no me gustaría presumir de andar por estos lares...

    ResponderEliminar
  6. Este fin de semana vi los minutos finales de esta película, con la escena del perro, me quedé completamente enamorado, debo verla entera en cuanto pueda.

    ResponderEliminar