lunes, 10 de octubre de 2011

T-EROS-ÍFICO, Vol. 2: EL CONDÓN

Siguiendo con una política de "El sexo vende (y si es absurdo, más)", arrancamos la semana con una nueva entrega de nuestra sección de terror sexual.

Para ello viajamos hasta Alemania, cuna del horror con Nosferatu, Angela Merkel o El gabinete del doctor Caligari, pero que esta vez nos traen algo mucho más desconcertante...

EL CONDÓN ASESINO
(Kondom des Grauens, 1994)
SINOPSIS: En un hotel de Nueva York un tutor chantajea a una estudiante para ir a la cama con él, pero cuando éste se pone un condón, el condón le arranca el pene con los dientes y desaparece. El detective Mackaroni se ocupa del caso, va al hotel y acaba en una habitación con un gigoló, pero de repente son interrumpidos por el asalto del condón asesino.

Como os podréis imaginar, en esta historia escrita y adaptada por Ralf König, autor del cómic, el condón lo que se dice asesino-asesino no es; más bien es amputador, es decir, que lleva lo de "comer pollas" al límite de la literalidad.

Una comedia de terror, homosexualidad y penes separados de sus dueños, El condón asesino podría haberse convertido en una película de culto... si no fuera porque, al margen de un par de gags, es rematadamente aburrida, algo que no esperas de semejante premisa.

Sin que haya mucho más que añadir os dejo con la mejor escena del filme, el momento del asesinato de un condón y su posterior disección para aprender cosas como que no se alimentan de penes, sólo se los comen... ¡Bravo!


"¡Hombre ahogado por novia de 200 kilos sentada sobre su cabeza!"
"¡Pelos del coño por todas partes!"

Así es como habla una forense como Dios manda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario