martes, 11 de octubre de 2011

MONSTRUÑOS, Vol. 2: LA GALLETA

Ah, qué tiempos en los que los monstruos no tenían una forma definida o si la tenían, ésta cabía dentro de la normalidad... Tiempos en los que no había zurullos o lavadoras asesinos... Buenos tiempos...

¿Existieron alguna vez? Desde luego no en los últimos años...

En un intento de actualización-renovación-plagio del clásico filme de los años ochenta EL MUÑECO DIABÓLICO, hoy nos llega...

LA GALLETA ASESINA
(The Gingerdead Man, 2005)
SINOPSIS: Un asesino ejecutado en la silla eléctrica vuelve a la vida en forma de galleta de jengibre para acabar con la chica que le acusó.

Con un argumento que recuerda muy sospechosamente a la película protagonizada por Chucky, el monstruo de este filme es una galleta que absorbe el alma de un criminal y emplea objetos de personas de verdad a pesar de no tener dedos, articulaciones o cerebro.

Así, buscará venganza en todo el que se encuentre mediante la conducción de coches, empleo de armas de fuego, manejo de puertas de hornos... todo muy creíble para un hombre de jengibre que no tiene nada que envidiar al de SHREK. Bueno, sí: éste es feo como ano de mandril.

Curiosamente, sin ser una galleta rellena, sin tener sistema circulatorio, sin haber comido nada... de su interior sale algo parecido a la sangre mermelada cuando es mordido, arrancada la cabeza (a pesar de que en planos intermedios le estén mordiendo el ¿pecho?).

Absurdos por todas partes, os dejo con la (primera) muerte de la galleta asesina...

YUMMY!


GOT MILK?

No hay comentarios:

Publicar un comentario