miércoles, 5 de octubre de 2011

CHUPASANGRES, Vol. 1: EL GUSANO

La tercera sección más votada en la encuesta del fin de semana fue la de CHUPASANGRES, dedicada evidentemente al mundo de los vampiros. Pero visto que, a pesar de todo, aquí lo que sigue vendiendo es la chicha, la película escogida para hoy también tiene un cierto tono sexual. Tono sexual inherente al mundo vampírico, especialmente en su vertiente más romántica (en el sentido más literario -que no "literal"-) de la palabra.

Como no podía ser de otro modo, cada vez que mentas la palabra "romanticismo", en cualquiera de sus sentidos, de igual forma que un Bitelchús o un Candyman cualquiera, se nos aparece...

¡HUGH GRANT!

Como decía, esto es todo muy literario, muy bonico, muy sutil...
Por eso no es PARA NADA vulgar (¡ja!) la casi inapreciable (¡jaja!) metáfora sexual (¡jajaja!) en el título de...

LA GUARIDA DEL GUSANO BLANCO
(The Lair of the White Worm, 1988)
SINOPSIS: En un apartado rincón del norte de Inglaterra, el joven arqueólogo Angus Flint desentierra una calavera misteriosa que le llevará a descubrir un culto de vampiros que realizan sacrificios a su dios: el Gusano Blanco.

3 razones por las que "algo huele a podrido en Dinamarca"
(a) ¿Qué pinta aquí Hugh "Sin rom-coms no hay paraíso" Grant?
(b) ¿Por qué los colmillacos de estos vampiros dan más grima que las paletacas de NOSFERATU?
(c) ¿En qué momento alguien consideró que ESTO era una buena manera de adaptar el relato de Bram Stoker?

La banda sonora da asco-pena. Los efectos especiales parecen de videoclip lisérgico. El maquillaje y la caracterización son tan creíbles como el propio gusano. Y, por alguna razón, debemos creer que el tío ese del crucifijo es... ¿quién?

Ahora entiendo por qué Jesucristo decidió hacerse cazavampiros (esto es verdad; haz clic), pero aún así no entiendo cuál es el objetivo de este filme.

Por supuesto, aun no habiendo leído el relato de Stoker, dudo mucho que vaya a arrojar luz sobre este agujero negro, pero al menos conservaron el título y la metáfora sexual obvia, a la altura del famoso grupo David Coverdale's WHITESNAKE.

Para ilustrar esta entrada de vampiros y sensualidad sexo de baratillo os he dejado el sueño/visión psicodélico de la protagonista. Atentos a la música, al fondo, al gusano y a su puta madre la "vampiresa" con colmillos de tienda de carnaval.


Menos mal que escapaste a tiempo y te alejaste hacia la comedia romántica, Hugh Grant, que si no te hubieras pasado la vida jugando con "gusanos blancos" por dinero...

Mañana seguimos con vampiros, pero esta vez...
¡VAMPIROS NEGRATAS!

5 comentarios:

  1. Sep, y no te la recomiendo.

    *SPOILER*
    Hay una escena "dolorosa" en la que la tía de las pajitas en los colmillos (aka. la "vampiresa") chupa la sangre a a vez que chupa una... Digamos que sorbe el líquido vital por un conducto ya destinado a emitir líquidos...

    Ah, y el gusano muere porque le tiran una granada en la boca. Seguro que Bram Stoker así lo quiso.

    *FIN DEL SPOILER*

    ¡Huye! ¡Huye lejos y no regreses, Simba!

    ResponderEliminar
  2. Mira, aquí tienes las dos escenas en YouTube:

    VAMPIRESA COMEPO...GUSANOS:
    http://www.youtube.com/watch?v=ZK61O6H3E9s

    GUSANO COMEGRANADAS (aka. "Holy shit!"):
    http://www.youtube.com/watch?v=4B7HtPDYsXs

    Enjoy!

    ResponderEliminar
  3. Mala como ella sola, un Ken Russell ya por aquel entonces anticuado que no sabía dosificar su barroquismo, escenas terribles como la de la gaita o la de Amanda Donohoe andando a lo "reptil", la escena de las azafatas en el avión que parece un videoclip ochentero de Madonna. Sólo me quedo con la Donohoe escupiendo baba verde al crucifijo y con el sueño lleno de crucificados falos y fuego.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y una vez más, precisamente por tomarse demasiado en serio a sí misma. Y reitero lo que digo más arriba: se supone que está basada en un texto de Bram Stoker... Pffffffffrrrrfffff...

      Eliminar