sábado, 8 de octubre de 2011

¡BRUJERÍA!, Vol. 1: LAS MANOS

Antes de empezar, pido disculpas por la mala calidad de las imágenes que acompañan a esta entrada pero... ¡es que la película es así! Barata no, lo siguiente. Parece que la han grabado durante un carnaval aprovechando los disfraces que llevaba la gente...

Pero hay algo peor en este filme que la calidad de imagen, el diseño de vestuario o la ¿dirección? artística: las pésimas actuaciones de sus protagonistas, encabezados por Freddie Mercury el frutero de 7 VIDAS un "tío-con-bigote" en...

MANOS
(Manos: The Hands of Fate, 1966)
SINOPSIS: Una familia de vacaciones acaba en una casa donde sus habitantes son adoradores del diablo, liderados por un extraño ser llamado Torgo, guardián de la casa en ausencia del Maestro.

Estamos ante una de esas películas que en algún momento de su existencia fue nombrada "Peor Película de la Historia", pero a estas alturas ya os habréis dado cuenta de que ese título no lo puede ostentar una sola película. Además, esa categorización obvia el concepto de Mejor Peor Película (alabado sea Ed Wood).

Si algo defendemos en este blog es que una mala película puede ser una buena película si tiene conciencia de su "ser-una-mierdismo", si no se toma en serio a sí misma. Pero da igual: éste no es el caso de MANOS: THE HANDS OF FATE. Ésta película se toma a sí misma DEMASIADO en serio. Prueba de ello es que los actores se ponen "intensos" en escenas que no lo requieren, probablemente para ocultar unas terribles carencias interpretativas.

Cuando director, productor y guionista coinciden en la misma persona, esto a menudo se traduce en una película de mierda que se presenta como "un filme muy personal" (*cough * THE HUMAN CENTIPEDE *cough * ¡próximamente! *cough *). Por supuesto, Harold P. Warren no volvió a trabajar jamás en una película después de ésta.

El culmen del absurdo llega en su escena final donde Fredimércuri decide mostrarnos su "inmortalidad" y al director sólo se le ocurre explicar la naturaleza fantasmagórica de éste DESENFOCANDO LA PUTA CÁMARA. Os dejo con esta escena, precedida de otra con unos policías más vagos que la chaqueta de un ídem.


- Me pareció oír tiros. Será mejor comprobarlo.
- ¿A estas horas? No puede haber nadie por aquí.


Como Gila ya sabía, nunca se ataca a deshoras, que está feo.
- Buenas, ¿es el enemigo?

4 comentarios:

  1. Una película dirigida por un vendedor de fertilizante, hecha para ganar una apuesta y con una cámara que no podía hacer tomas de más de 32 segundos merece ser idolatrada por los restos de los restos.

    ResponderEliminar
  2. Conozco la historia, pero en ese caso habría que canonizar al más de la mitad de los usuarios de YouTube...

    ResponderEliminar
  3. Pero eran otros tiempos, de artesanales creaciones, ahora con el móvil grabas cualquier cosa, no es lo mismo.

    Pd: La pareja dándose el lote en el coche en la subtrama que no sabemos ni por qué está ahí es sencillamente lo puto mejor.

    ResponderEliminar