lunes, 12 de septiembre de 2011

CASI-MUERTOS, Vol. 2: LA RAMERA

Lo de devolver muertos a la vida pasó de anécdota o recurso posible a condición sine qua non para hacer una película de terror en los 80, explotando a los "muertos vivientes" hasta su autodestrucción.

Un ejemplo del cansancio del género era la continua aparición de desnudos y escenas de sexo gratuitas. La teta por la teta. Éste sería el caso de la película que hoy analizamos, estrenada la década de los 90, si bien ésta parte de una base cómica y los desnudos tienen cierta justificación: la prostitución forma parte del argumento.

Si hay algún puritano en la sala, que no se preocupe: todas las mujeres que aparecen desnudas en esta película acaban volando por los aires por ¿una sobredosis de crack? En fin, todo sea por una buena causa ya que los miembros corporales de estas chicas sirvieron para crear a la...

FRANKENHOOKER
(Frankenhooker, 1990)
SINOPSIS: En una reunión familiar en la que se celebra el cumpleaños de su padre, Jeffrey presencia la muerte de su novia, despedazada por la cortadora de césped que acababan de regalar al homenajeado. Entonces decide devolverla a la vida, recomponiendo su cuerpo a partir de los de unas prostitutas, y animándolo con la energía eléctrica de una gran tormenta.

El cartel de esta película reza "Una terrorífica historia de rayos y rameras". Y es que lo tiene todo para no ofrecer nada. Eso sí, habrá mamellas, habrá humor absurdo y habrá... vale, no habrá terror, pero sólo dura 85 minutos.

Parece ser que su director, Frank Henenlotter, se especializó en este tipo de películas porque es el responsable, entre otros "clásicos" del cine cutre, de la trilogía BASKET CASE, titulada en España como "¿Dónde te escondes, hermano?". Probablemente el hermano se escondió con la lumbrera que decidió poner este título.

En resumen, el protagonista de esta FRANKENHOOKER pretendía crear a la mujer perfecta: el cerebro de su novia dentro del cuerpo de Miss Prostituta 1990, y lo que consigue es... bueno, juzgad vosotros mismos. El vídeo es más largo de lo habitual pero la construcción de la Frankenputa lo merece...


Y la moraleja de hoy es...

"Cuando tu novia sea descuartizada y quieras devolverla a la vida en el cuerpo de una prostituta, asegúrate de llevar dinero encima."

No hay comentarios:

Publicar un comentario